Cargando...

loading icon

Testimonio de Pascual


Mi nombre es Pascual, tengo 57 años y desde hace más de dos años padezco de acúfenos (tanitus), para los que no conozcan esta dolencia les diré que consiste en oír continuamente ruidos o sonidos que realmente no se están produciendo. Estos pitidos o sonidos se producen todo el tiempo las 24 horas del día.

La medicina no ha avanzado lo suficiente para ofrecer una cura a esta dolencia. Después de haber recorrido otorrinos, neurólogo, audio-protésiscos,… he llegado a la conclusión que debo convivir con ello y que a día de hoy no hay solución. Esto que parece tan sencillo y tan obvio os puedo asegurar que ha sido un proceso largo y estresante en el que ha jugado un papel muy importante el neurofeedback y la ayuda inestimable de Rocío Vergara.

Les puedo decir que he visitado a todo tipo de personas que me aseguraban que me ayudarían e incluso afirmaban que me quitarían los acúfenos: acupuntura, masajes, pastillas,… Por eso cuando me propusieron esta técnica nueva no puse reparos. Hay que decir que me encontraba muy desmoralizado, deprimido, cansado, prácticamente sin dormir, derrumbado y sin ganas de vivir. El inicio fue esperanzador porque el tiempo que permanecía en la sesión mis acúfenos eran menos agresivos y molestos, la música me relajaba y me permitía pensar en mi vida y reflexionar. Salía más o menos satisfecho pues en el tiempo de mi sesión había conseguido abstraerme de mis pitidos. También por las noches empezaba a descansar más, si bien los primeros días tenía sueños agitados y recordaba a personas que habían sido importantes para mí y que habían fallecido. Con el transcurrir de las sesiones esos sueños intranquilos desaparecieron y fui durmiendo mejor. Como consecuencia de mi depresión estuve tomando antidepresivos y ansiolíticos, también para dormir tomaba hipnóticos. Una de las consecuencias de mi mejora al utilizar el neurofeedback es que al encontrarme mejor y con el consejo de mi psiquiatra fui dejando la medicación de forma escalonada.

En la actualidad he acabado las sesiones en el gabinete de Rocío y la conclusión a la que he llegado es que aunque bien es cierto que sigo con mis acúfenos, mi percepción de ellos me resulta menos incapacitante y agresiva. Hago mi vida con total normalidad, cosas que cuando empecé con el tanitus me resultaba impensable: leer, ir al cine, ver la televisión, hacer deporte, trabajar, montar en avión, dormir, relajarme,… las hago con total satisfacción. Por ello creo que el neurofeedback me ha ayudado de forma muy significativa a llegar a este punto donde me encuentro hoy día.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies