Cargando...

loading icon

 

Programa de Comunicación para padres de niños con problemas de lenguaje basado en el modelo Hanen

En el Centro Logopédico de Integración Neurofuncional trabajamos la estimulación temprana, ya que parte de nuestras logopedas están especializadas con Máster Universitario en este tipo de estimulación.

Se realiza un estudio con grabaciones en casa y se ofrecen parámetros de cómo actuar ante determinadas situaciones cotidianas para facilitar así su lenguaje, herramienta principal en el desarrollo social e intelectual del niño.

Sabemos de la importancia del trabajo de los padres en casa y de su colaboración, ya que pensamos que los tres pilares centrales en el desarrollo de los niños son: su casa, el colegio y el centro donde acuden a terapia.

Este programa permite guiar y dar estrategias prácticas a los padres de niños con problemas de lenguaje, fomentando así las habilidades comunicativas favorables para un correcto desarrollo lingüístico. El programa permite a los padres convertirse en una parte primordial de la estimulación del lenguaje, siendo su papel fundamental ya que se reconoce a la familia como el elemento más importante en la vida de un niño.

Por ello, la terapia se basa en el poder de lo “cotidiano”. Los padres aprenden maneras prácticas de construir las habilidades lingüísticas de sus hijos de manera natural. Así, los niños con problemas de lenguaje, junto a sus familiares y a través de estas estrategias otorgadas a sus padres, aprenden a comunicarse participando en conversaciones cotidianas, actividades y rutinas de la vida diaria.

Es un programa diseñado especialmente para niños  entre 2 y 6 años. Fue creado en Toronto por Ayala Manolson, logopeda de la Universidad McGill de Montreal a mediados de los años setenta. Por aquellos años, fue una idea novedosa trabajar con los padres en vez de con los niños directamente. En la actualidad,  se está aplicando en nuestro centro como un método complementario a toda una terapia global de intervención.
Para la autora es fundamental la implicación que asumen los padres. Son ellos quienes pueden intervenir de manera más intensa durante las actividades cotidianas, se realiza por tanto en el contexto ideal para el aprendizaje de la comunicación, en las usuales y acostumbradas situaciones diarias y familiares.
El objetivo es enseñar a la familia oportunidades para fomentar la interacción y la comunicación de sus hijos, dotar de estrategias básicas para afrontar situaciones conflictivas, partiendo de las particularidades y características de cada niño. En definitiva, hacerles conscientes de su potencial como padres y de que pueden desarrollar importantes destrezas para provocar y estimular la comunicación e interrelación de su hijo.
Plantean como metas claves dentro de la actividad diaria permitir que el niño tome la iniciativa y la adaptación de las situaciones cotidianas favoreciendo las conversaciones espontáneas.
Los instrumentos que utiliza como propiciadores de la estimulación del lenguaje oral serán el juego, que ha de estar estructurado, y la lectura compartida de cuentos, como medio de entendimiento del mundo.

Estas estrategias de intervención son válidas para todos los niños con dificultades en el desarrollo del lenguaje, síndromes, trastornos generalizados del desarrollo, deficiencias auditivas y lesiones cerebrales, entre otras. Tienen en cuenta dos factores muy importantes: la precocidad en la intervención y la participación de los padres. Otra característica muy valorada es que la comunicación se fomenta a través de un aprendizaje emocional placentero. El niño aprende con el juego; con el juego obtenemos momentos inolvidables. De esta manera, el niño obtiene estrategias comunicativas durante todo el día, y aumentan sus oportunidades para aprender y usar nuevas habilidades de interacción y comunicación en situaciones diferentes.